Caverna

Interpretación del cuadro “Lavabo y espejo” de Antonio López. Comentario realizado para la asignatura Estética (3r curso Arquitectura). Mayo de 2012.

Se trata de una pintura realista, que podría confundirse fácilmente con una imagen. La imagen evoca un espacio donde ocurre todo lo cotidiano del ser humano. Si buscamos en nuestra memoria, podremos vislumbrar que todos hemos tenido o tenemos un lavabo así, con o sin brocha de afeitar, con o sin cadenita para el tapón, con la pastilla de jabón más o menos pegada al lavabo, más o menos grande, con azulejos o sin ellos… De hecho, el lavabo que hay pintado podría ser cualquier lavabo del mundo, puesto que esto no es lo importante, sino el espejo, el auténtico dueño de este cuadro, una balanza insobornable donde espectador y actor se enfrentan al desgaste del tiempo. Pero, misteriosamente, nadie se refleja en la superficie del espejo.

Platón describía en el mito de la caverna una serie de individuos encadenados que veían reflejado el movimiento de los seres que había detrás suyo. Pero ellos no lo sabían, nacían y morían sin saber que ellos también podían moverse. Por este motivo, Platón decía que las imágenes son engañosas y superficiales, alegando la distorsión que sufrimos en el mundo sensible. Las características de este mundo son su carácter temporal, espacial, cambiante y corruptible, por lo que nuestro cuerpo se incluye en el Mundo Sensible. Del Mundo Sensible no cabe la ciencia sino la mera opinión. En el mito de la caverna, la metáfora del Mundo Sensible es el mundo del interior de la caverna. Y es que, precisamente, el espejo muestra nuestra apariencia en un momento puntual, pero también es capaz de mostrarnos el reflejo de nuestra alma, de nuestro mundo inteligible, de las ideas. De este modo, este cuadro retrata soledad, silencio, el vacío de las paredes, la falta de vivencias. Porque lo importante no es la imagen, sino la realidad que se esconde detrás de ella.

Seguramente, Antonio López negaría esta lectura. O quizá no. Deja que la imagen sugiera y que el espectador crea ver en sus cuadros una visión de su mundo inteligible, quizá el punto de vista que el propio espectador posee, como si no pudiera ver más que sus fantasías o sus miedos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s